Sarro

¿Que es el sarro y como lo podemos evitar?

El sarro o tártaro dental se forma a consecuencia de la solidificación de la placa bacteriana sobre sus dientes.

A lo largo de la vida las superficies del cuerpo están expuesta a la colonización por microorganismo. En la boca, los dientes aportan superficies duras que no descaman por lo tanto permiten un rápido desarrollo bacteriano.

A diferencia de la placa que es una película incolora, el sarro es una formación de minerales fácilmente visible si se localiza por encima de la línea de las encías. El indicador de sarro más común es observar un color marrón o amarillento en los dientes o encías. El único modo cierto de detectar la presencia de sarro y de retirarlo es acudir a su dentista.

¿Cómo prevenir la formación de sarro?

  1. Cepilla tus dientes cada vez que comas ( mínimo 3 veces al día), sobretodo cuando comas dulces, ya que es el alimento preferido de las bacterias de la boca
  2. Usa seda o hilo dental para remover la placa de los espacios interdentales donde no llega el cepillo.
  3. Usa antisépticos orales ( pastas y colutorios) con flúor que evita que la placa se endurezca y se transforme en sarro.  Lo más importante, si quieres cuidar tu boca y prevenir enfermedades futuras, deberías someterte a higienes profesionales de forma periódica bajo las indicaciones de tu dentista.

Una vez que el sarro se ha depositado en sus dientes, sólo su dentista o higienista podrán retirarlo. El proceso para retirar el sarro se denomina “raspado radicular”. Durante este procedimiento, el dentista o higienista utilizan instrumentos especiales con los que retiran el sarro que se encuentra a la vista sobre los dientes y el que se halla debajo de la línea de las encías.